Preguntas

Los dientes en mala posición pueden quebrarse con facilidad y atrapan partículas de alimentos que pueden producir caries dental y enfermedades de las encías, además pueden disminuir la calidad de la masticación, lo cual puede causarnos problemas digestivos, estreñimiento, gases o malnutrición, una digestión deficiente puede afectar a la salud general del individuo.

Además pueden producirse trastornos en la articulación témporo-mandibular (ATM), que es la que permite el movimiento de la mandíbula, produciéndose ruidos inicialmente suaves, que van en aumento al abrir la boca, al bostezar, al masticar, y que pueden degenerar en una artritis de la articulación y en casos extremos producen trabamiento de la mandíbula impidiendo la apertura de la boca y disminución de la capacidad auditiva (sordera). Afortunadamente un tratamiento realizado a tiempo puede corregir estos defectos.

La ortodoncia es una rama especializada de la odontología que estudia, diagnostica previene y corrige los problemas de las malposiciones tanto dentarias como esqueletales. Como en todas las especialidades médicas el ortodoncista ha dedicado años de estudio en cursos de postgrado para prepararse estudiando muy a fondo la anatomía del cráneo y cara, el crecimiento y desarrollo del niño hasta la edad adulta y muchas materias y técnicas que le ayudaran a resolver su problema de una manera adecuada al mismo; pudiendo utilizar aparatos removibles de ortodoncia u ortopedia maxilar si el caso lo amerita, o aparatos fijos, o combinaciones de los mismos, dependiendo del diagnostico que realice de su caso en particular.

La ortodoncia puede ser interceptiva o correctiva, la primera se realiza generalmente con aparatos removibles con ganchos o tornillos y resortes, cuando las malposiciones son leves el tratamiento con este tipo de aparatos lo puede realizar un especialista en odontología infantil o un ortodoncista y algunos casos sencillos hasta el odontólogo general.

La ortodoncia correctiva se realiza con aparatos fijos, cada una de ellas tiene su indicación precisa y su edad apropiada, mientras que la ortopedia maxilar u “ortopedia funcional de los maxilares” se utiliza cuando hay deficiencias de tipo esqueletal, son aparatos por lo general un poco mas complejos, la mayoría de ellos removibles, que estimulan cambios musculares y/o esqueletales, inhibiendo o estimulando el crecimiento de los maxilares, este tipo de aparatos requiere de mucha atención profesional ya que un crecimiento mal guiado producirá una malformación de por vida. Estas últimas deben ser controladas solamente por el especialista.

Por completo, una gran cantidad de cambios pueden observarse en la sonrisa y en el perfil de una persona haciéndola ver mas joven y aumentando su autoestima.

Una vez colocados los aparatos únicamente se sentirán ligeras molestias por aproximadamente 48 a 72 horas, además estas pueden ser eliminadas con el uso de cualquier analgésico. Estas molestias, no volverán a aparecer hasta que sean reajustados nuevamente los aparatos.

Unos dientes bien alineados y una adecuada mordida permiten entre otras cosas evitar desgastes producidos por contactos prematuros, previenen la acumulación de placa bacteriana responsable de la caries y de problemas en las encías además de ofrecerle una perfecta sonrisa.

Actualmente existen una gran cantidad de opciones estéticas para los pacientes adultos. Utilizar frenos cerámicos o placas removibles permite la alineación de los dientes en un período relativamente corto de tiempo.

Hasta hace algunos años los frenos estéticos eran de plástico los cuales se pigmentaban fácilmente y se desgastaban con el tiempo, dando un mal aspecto además de provocar retrasos en el tratamiento. En la actualidad los frenos cerámicos de la última generación eliminan por completo todas estas desventajas lo que permite realizar los tratamientos de una manera estética, rápida y precisa. Los frenos linguales (pegados por detrás del diente) se utilizan únicamente en ciertos casos pues no se corrige la mordida al 100 % y provocan múltiples molestias en la lengua.

Nota: Las consultas de especialidad se agendarán con cita previa.